Un paseo por el Soho madrileño

Es domingo. Levántate a eso de las 12.00 y sal a la calle a tomarte un buen café caliente. Es invierno y se nota. Acompáñalo con unas pastas o una buena muffin de chocolate.

El Soho madrileño está en el Triángulo de Ballesta


Pon una banda sonora. Un tema del segundo disco de Band of Horses (que, por cierto, dan concierto en Madrid en febrero de 2011) nos irá bien.

Siente tu propio estilo. A eso puede ayudarte Lourdes Hernández, alias Russian Red.

Y ahora sí. Con el cuerpo caliente, ya podemos lanzarnos a descubrir la que, hoy, es la zona más cool de Madrid. Prepara el monedero y abre los ojos. Comienza el paseo.

Está destinada a ser una de las zona más cool de Madrid. En pleno centro, en el barrio Maravillas, en triBall se puede tomar una tapa en el sitio más cañí, comprar ropa en el mismo local donde te tomas una copa o ver una obra de teatro de sólo diez minutos. Encaja a la perfección en el perfil de joven que busca el último barrio de moda.

¿Dónde está?

Para planificar la visita conviene saber que triBall no es un barrio, es una zona delimitada por el llamado triángulo de Ballesta (limitado por las calles Gran Vía, Fuencarral y Corredera Baja de San Pablo). Su ubicación es estratégica, ya que está a un paso de Malasaña, Chueca y San Bernardo.

De compras

Los platos fuertes de triBall (de hecho triBall es en realidad la iniciativa privada de un grupo de comerciantes) son restauración y compras. triBall complementa dos zonas estratégicas para renovar el armario: la moderna Fuencarral y la funcional Gran Vía. El triángulo de Ballesta añade a este círculo ropa y complementos de jóvenes diseñadores.

Dolores Promesas es una de las joyas que se han convertido en clásico del barrio. El dramático nombre de esta tienda en la no menos dramática calle Desengaño, pone originalidad en diseños de ropa alegre y ponible. Además, se ha establecido como marca y su logo ilustra camisetas, vestidos y complementos.

Más económica es la tienda que la firma Kling tiene en la calle Ballesta. En lo que antes era un sex shop el local fue uno de los primeros comercios de ropa de esta etapa de renovación de un barrio deprimido.

Una de las novedades de triBall es Scarly. En esta tienda con ropa de París, además de bailarinas y gorros de visón diseñados por la dueña del local, uno también se puede tomar descanso para comer o tomar un café. Además, el precio de las prendas es razonable.

Gük propone líneas funcionales y rectas con diseños nórdicos, entre ellas diseños de la firma danesa Stella Nova. Esta tienda de la calle Loreto y Chicote (renovada y ahora peatonal) vende también los muebles que se exponen en la tienda.

Enfrente está la tienda de la diseñadora Anjara, que ya ha hecho su paso su Cibeles. En la misma calle estáBeso, que vende ropa de jóvenes diseñadores españoles en lo que antaño fue una lavandería.

En el 53 de la Corredera Baja de San Pablo, la tiendaEmiika propone diseños eclécticos y originales en un espacio donde también se organizan exposiciones y otros eventos. En el 34 hay un outlet de la firma vasca Laga, y justo al lado, Carlos Castro, un taller que confecciona tocados preciosos.

Más allá de la ropa, en el barrio puede encontrarse todo lo que alguien necesita para su casa. Una de las joyas es la tienda de KikeKeller, con propuestas rompedoras y artísticas para decorar espacios. Y lo mejor es que junto a estas propuestas en el barrio puedes encontrar jamonerías de principios de siglo, como López Pascual, tiendas de confección con mantelería de lagartera y repuestos de lámparas antiguas en Puebla.

Para comer

Es imposible definir la oferta culinaria del barrio. Aquí uno puede comer en las casas de comida de toda la vida, como la castiza Casa Perico, con buena materia prima y trato familiar, hasta propuestas de comida macrobiótica.

Para tapear o probar buena cocina mediterránea en un ambiente sencillo a la vez que coolEl circo de las tapas (Corredera Baja de San Pablo, 21), donde también sirven un buen mojito. El consolidado Bufalino (Puebla, 9) sirve también cocina mediterránea en un ambiente más recogido y a buen precio. In Situ (Valverde, 40) propone un ambiente más sofisticado con comida fusión. El Disparate (Desengaño, 8) es nuevo en el barrio y practica cocina de fusión a buenos precios. Otra de las propuestas rompedoras del barrio es el Lunch Box & Tiki Room (Barco, 8), con bocadillosgourmet en un decorado que ambienta los años 50.

Una de las propuestas más modernas es Kitchen Club. Aquí puedes aprender a cocinar, hacer un curso de cata de Gin Tonic u organizar una fiesta con amigos y elegir si cocinas tú o vas a mesa puesta.

Dónde tomar algo

Para tomar algo en triBall hay lugares agradables como La Taberna de Agrado (Ballesta, 1), donde también sirven tapas y comidas; el ya conocido The Quiet Man (Valverde, 44) y lugares como El café de la Luz (La Puebla, 8) y La Paca (Valverde, 36), para sentirte como en el salón de tu casa.

Para tomar un cóctel, la Coctelería Santamaría (Ballesta, 6), rehabilitada con mobiliario vintage y retro en lo que antes era un prostíbulo.

Tapa y caña por 2,40

Este es un buen momento para adentrarse en el universo gastronómico de triBall. Este miércoles y durante toda una semana el barrio se viste con delantal blanco y gorro de chef para la I Ruta de Tapas de Triball. Por 2,40 euros se podrá degustar una cerveza o un vino y una tapa que cada local ha creado para la ocasión. Las propuestas van desde la cocina tradicional a la macrobiótica y serán sometidas al escrutinio de los clientes, que podrán votar las tapas.

La lista con los 14 bares y restaurantes que se han sumado a la ruta está colgada en la web del barrio, www.triballmadrid.com. Las tapas se presentan con nombres sorprendentes como la torrija de cocido con caña de espuma de patata, piquillo con sorpresa, una tapa de estofado irlandés o la “tapa de reminiscencias”, que es una propuesta macrobiótica de cucurucho de humus orgánico con porrón de sauco.

Qué hacer

Entre compras, comidas y cafés uno de los espacios más interesantes que han llegado al barrio es el Por Dinero. Es un local en el que se ha instalado un grupo de artistas que en 2009 ocuparon durante unos días un viejo prostíbulo para ofrecer al público micro obras de teatro. La gente hacía cola para ver sus representaciones y ahora repiten la fórmula. Por Dinero está en Loreto y Chicote,9, y aunque esto era antes una carnicería, tiene algo de prostíbulo. En la planta baja se representan cinco obras de teatro al mismo tiempo en cabinas separadas por una especie de biombo. Todas ellas de una duración de menos de 15 minutos para un grupo de público muy reducido que casi puede tocar a los actores. El público puede asistir desde 3 euros y elegir si que quiere ver una o más obras, siempre bajo una misma temática que cambia cada mes. Arriba está el bar para tomar algo antes de las representaciones y una campana avisa de la próxima función. En Por Dinero también se organizan cursos, conciertos y teatro infantil.

Información tras el salto, por El Viajero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s