Radiografía de la noche madrileña en 2010

Una cita directa para abrir boca: “En cuatro horas entro a currar, pero me parece que voy a ir directo. Aquí se viene a bailar, a pasarlo bien y a ligar con pibones. Ya se dormirá otro día”. ¿Cuántas veces hemos oido esto?

Esto va a ser información para el futuro, para que dentro de cincuenta años alguien lea esto y diga “joder, vaya mierda de música escuchaba esta juventud” (risas). Bueno, hoy me he encontrado con un par de artículos la mar de reveladores. Mezclan tres factores: música, noche y Madrid. Sigan leyendo, señores y señoras, la nueva movida madrileña del 2010.

Quiero empezar el texto con este ensayo extraido de la edición impresa de un diario generalista:

<< Son las 4.00. Se detiene la música. Edgar coge el micrófono y una botella de champán que vacía sobre los fieles. Dos mil jóvenes de apenas 20 años abarrotan esta fiesta del primer aniversario del Zombie Club en la sala Heineken. El buque insignia de una nueva movida madrileña. Una fiesta sin descanso con decenas de clubes que se expanden de miércoles a domingo. Hedonista, ecléctica. Sus protagonistas son los hijos de la movida madrileña de los ochenta. Algunos se autodenominan Generación posWindsor. Edgar levanta la botella y grita. “¡Esta noche, el dinero no va a ir para nosotros ni para los dueños de la sala!”. Suena Money for nothing, de Dire Straits, y desde el piso de arriba empieza a llover confeti entre el que se mezclan cientos de billetes de dólar. El público de la pista los recoge con espíritu lúdico, sin ansiedad. Los que se meten mano siguen haciéndolo, los que llevan 10 minutos intentado pedir una copa en la abarrotada barra, también.>>

¿Qué os parece? Revelador, eh… Sigamos si os parece:

En la pista de la sala Heineken cientos de personas bailan como si fuera la última noche de sus vidas. Es la madrugada del miércoles al jueves. Se suda, se empuja, se jalea lo que suena y se mira al escenario levantando las manos. El culto saluda al púlpito. Como en los viejos tiempos del punk. Pero no es un concierto punk. Es una sesión de DJ.

Se pincha el Weke, weke, hip-hop y Nirvana. Son los Zombie Kids y esto es la fiesta del primer aniversario del Zombie Club. El lugar donde hay que estar. “Es el club que marca ahora mismo la pauta”, confirma Popy Blasco, algo así como el cronista extraoficial de la vida nocturna de la capital. Desde su blog lleva seis años diseccionando la noche madrileña. “Yo creo que simplemente hemos dado a Madrid lo que necesitaba”, decía horas antes Edgar Candel Kerri, un barcelonés de 31 años que ejerce de portavoz de los Zombie Kids, el colectivo de agitadores nocturnos que está detrás del Zombie. “La noche de Madrid estaba muy parada, era aburrida. Nosotros quisimos hacer algo diferente”.

Todo comenzó con una sesión llamada Aguacate en la sala Boite, con capacidad para unas 300 personas, en la primavera de 2009. “Se empezó a hablar del club, estuvo lleno desde el principio. A la gente le encantaba. Dicen que no somos profesionales. Pues vale. Pero hacemos que la gente baile. Para mí eso es ser profesional. Estar pendiente de la pista y hacer que la gente se divierta”, relata Edgard.

Meses después se mudaron a otra sala con el doble de capacidad y lo rebautizaron Zombie Club. Volvieron a triunfar. La sala fue clausurada temporalmente y ellos dieron el gran paso: la Heineken. “Metemos entre 1.200 y 1.500 personas cada miércoles. Hay fijos, pero al día siguiente se trabaja y no todo el mundo viene siempre”.

A raíz del éxito se empezaron a mover cosas en el centro de Madrid. “Ahora la noche está mucho mejor”. Bali Valiente, relaciones públicas con 15 años de experiencia, verbaliza una idea que parece estar en la mente de todos los promotores de club de la ciudad: algo ha cambiado. Los clubes son fiestas que se programan semanalmente en una sala. Ya apenas se dan licencias para salas nuevas, así que las iniciativas nocturnas tienen forma de club. Aparecen nuevos constantemente, como Campamento Dorado, V, Poney, Pop & Dance o Boombox.

Es un tiempo nuevo, incluso una generación nueva si hacemos caso a Popy Blasco. “Todo empezó con un incendio”, dice. “El icónico edificio Windsor de la movida madrileña ardía en llamas. Era el fin de la especulación y nosotros, la generación posWindsor”.

Según esta interpretación estamos en la cuarta ola de la noche en Madrid. La primera fue la movida, en los ochenta. Después, la cultura house de los noventa con el Morocco de Alaska. Con el cambio de siglo llegó la escena indie que todavía sigue en forma. Este mes se celebra el décimo aniversario de dos veteranos: Nasti y Ochoymedio. También cumple un decenio Intromúsica producciones, la promotora detrás del Low, un clásico que ahora se convierte en el Low Day, una gran fiesta mensual. Esta generación -¿la posWindsor?- es la cuarta. “Estos nuevos clubes son más festivos, más verbeneros. La música importa menos. La noche se ha expandido a los miércoles y los domingos. La gente tiene ganas de divertirse. Será por la crisis, no sé. Pero lo que importa es pasarlo bien”, explica Valiente.

¿A quién te encuentras en la noche madrileña?

“Los que trajeron la cultura de club a España a mediados de los noventa no se sienten identificados y no entienden la cultura de club actual”, explica Popy Blasco. “Eso es signo del recambio generacional. Ya no es la movida, ahora son sus hijos. Ya no te encuentras en un club con Ouka Lele, pero sí con su hija, María Rosenfeldt. También es normal encontrarse en la pista con Helena y Lucía Cuesta, sobrinas de Ana Belén, o con María Iborra, hija de Verónica Forqué y musa del momento”.

Efectivamente hay quien añora los viejos tiempos, como el dibujante Mauro Entrialgo. “Es para echarlo de menos”, dice. “Pero no por la electrónica de los garitos de moda, sino porque había mucha más variedad. Entonces tenías a cualquier hora lo que te diera la gana en sitios de todo tipo: de los de moda a un garito roquero, una disco de barrio con funk, una que se había quedado en el acid-jazz. Y muchos afters. Con la perspectiva que dan los años es un hecho que Madrid está bajo mínimos. Pero para un chaval que haya vivido siempre estos horarios de parque temático infantil, a lo mejor les parece un fiestón”.

Es una constante entre los “veteranos”, añoran una noche menos masificada, más salvaje y heterogénea, con menos control. “Es verdad que todo ha cambiado mucho en 10 años”, dice David Pardo, del Ochoymedio. “Se nota en cosas como las listas. Antes, estar en una lista de puerta era señal de distinción. De que conocías a alguien. Ahora las colas para gente con lista son más largas que las de entrar pagando”. Además ya no existen listas para toda la noche. Cada vez se reduce más. “El problema es el botellón. Si dejas entrar gratis desde las tres, ya lo han bebido todo y no consumen dentro”, dice Cristina Cachero, socia de Intromúsica. “Para mi un club es un sitio donde escuchar buena música y encontrarte como en casa. Un lugar de felicidad y de encuentro después de una semana agotadora. No quiero que en el mío entre gente que no puede ni andar. Y además si no se consume no podemos traer DJ, ni grupos”.

Los clubes viven de las barras. Es difícil cuantificar cuánta gente entra pagando, pero el grueso de los ingresos son las consumiciones y hay un dato en el que casi todos coinciden: entra tanta gente como hace dos años, pero se ingresa entre el 30% y el 40% menos en las barras. “La gente no va a dejar de salir. Es una forma de expandirse después de trabajar o estudiar, pero la crisis nos ha afectado a todos y se gasta menos”, explica David Pardo.

Mientras, en el Zombie, María, universitaria asturiana que ha adelantado su vuelta a Madrid, luce sus mejores galas. Taconazos, falda cortísima, labios muy rojos. “Les dije a mis padres que venía a buscar piso. No publiques mi apellido”. La mira Juanjo, 21 años, de Leganés, que trabaja en la construcción: “En cuatro horas entro a currar, pero me parece que voy a ir directo. Aquí se viene a bailar, a pasarlo bien y a ligar con pibones. Ya se dormirá otro día”.

CLASIFICACIÓN GARITOS PARA VIVIR LA NOCHE DE MADRID

Zombie / Pantera. Los promotores y DJ barceloneses Zombie Kids volvieron a poner de moda los miércoles en Madrid (primero en Aguacate, después en Charada) y se mudaron a la sala Heineken (calle de Princesa, 1), donde cada semana unos 1.500 fieles se entregan sudorosos a su fórmula de aquelarre electropunk con guiños al dance de los noventa y al hip-hop. Una mezcla inédita de universitarios, autónomos en la treintena, chicas guapas, graffiteros, skaters, pijos, actores de televisión y modernos de variada índole. Los sábados ofrecen una versión reducida para 800 personas en Pantera (Pirandello 2, Ventura Rodríguez, 7).

Stardust. Tres ambientes: una pista consagrada al electro y el techno con público mixto, un lounge para socializar y una sala de mayoría gay con sofás y ritmos eclécticos (italo, rockabilly, electropop…) donde bailan y ligan estudiantes de diseño y modernos vocacionales. Un sitio para ver y ser visto, clave para documentar el moderneo capitalino. Los viernes en la sala Cool (Isabel la Católica, 6).

Le Garage. David Kano, del grupo Cycle, capitanea esta sesión que empezó hace cinco años en un verdadero garaje y que se acaba de mudar a la sala Flamingo (Mesonero Romanos, 13) la noche de los jueves. Electro alemán, house francés y abundantes guitarras. Por su cabina han pasado Óscar Mulero, Alexander Robotnick y hasta el dúo Amaral.

V. Recoge el relevo de Elástico, la fiesta que meses antes ocupaba la misma sala Wind (plaza del Carmen, s/n): un local grande con público mixto y en la línea ecléctica que impera en la capital (electro, indie, technopop…), y otra más desenfadada (petardeo, remezclas guarras de éxitos mainstream…), donde se celebran algunas de las sesiones más surrealistas, neotravesti y divertidas de la capital. Universitarios y modernos. Mucho ligoteo.

Mondo. En la era del eclecticismo, este club con 10 años de vida y de cuidada decoración sobrevive como la gran baza madrileña de la electrónica sin fisuras. House, techno, electro y ramalazos funk para una sesión de ambiente mixto que se postula como guardiana de las esencias de la cultura de club de los noventa. Jueves y sábados en la sala Stella (Arlabán, 7).

Poney. Los jueves, otro club consagrado a la electrónica con vocación lúdica. Nu disco, neorave y electro para el público moderno y heterogéneo habitual en Charada (La Bola, 13) desde que los Zombie Kids dejaron su huella en la sala. Mucha pose en la sala grande y espíritu algo más macarra en la de abajo.

Nasti. Inicialmente ideado como sucursal madrileña del Nitsa barcelonés, este irreductible minitemplo del indie y la mejor electrónica en el corazón de Malasaña (San Vicente Ferrer, 33) cumple 10 años este mes, pese a las altas presiones policiales tan propias del barrio. Su público, veinteañeros y treintañeros alternativos. Fiel a su espíritu, Nasti sigue programando conciertos de bandas un año antes de que se pongan de moda, y sus DJ pinchan generalmente música actual, algo no demasiado habitual en Madrid.

Ochoymedio. Himnos del indie y el technopop particularmente coreables para un público entregado de fotogénicos jovencitos: mucho flequillo, postureo y divertidos estilismos a base de marcas como H&M y Top Shop. La mayoría gay o hetero fluctúa según la temporada, explica una de sus responsables. Un pequeño club de viernes que acoge cada septiembre a las nuevas remesas de estudiantes recién instalados en Madrid, que difícilmente pasa de moda y que este curso, el de su décimo aniversario, pasa a celebrarse también los sábados. En la sala Flamingo (Mesonero Romanos, 13).

Boombox. Una franquicia londinense popular entre la gente de la moda que se plantó con éxito en Barcelona y que ahora aterriza los miércoles en Charada (La Bola, 13). Al mando, el fotobloguero más famoso de España, Icanteachyouhowtodoit, que pinchará electrónica hedonista junto a Kosmos y Ginebra. Se recomienda ponerse especialmente guapo.

Campamento Dorado. Su promotor, el colectivo neopsicodélico Montaña Sagrada, se jacta de ser pionero en programar con éxito los miércoles capitalinos. Empezaron hace más de un año en Nasti, y tras una temporada errante, se mudaron los viernes a la sala Pirandello 2 (Ventura Rodríguez, 7). Es un club atípico en el que lo mismo pincha un DJ mexicano de cumbia espectral que personajes tan excéntricos como Los Caballitos de Dusseldorf. Rara vez sabe uno con qué se va a encontrar.

Artículo completo, aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s