¿Dónde está el Eliot Ness que acabe con Silvio Berlusconi?

¿Por qué escribes sobre política? o mejor, ¿por qué escribes sobre política italiana? Me preguntó alguien el otro día. Le contesté que lo hago porque quiero dejar constancia de lo terrible que está ocurriendo en Italia. Quizás no sea nuevo, la mafia lleva golpeando el país siglos, pero quizás sea ahora el peor momento en cuanto a que política, sociedad y mafia están más unidas que nunca. Una mafia disfrazada de república es lo peor que le puede pasar a un país. Los que me conocen saben que no soy ni blanco ni negro y que defiendo al que lo hace bien. Pues bien, lejos de colores políticos, Silvio Berlusconi no lo hace bien, es más, está implicado hasta las cejas. ¿No pudo Eliot Ness acabar con Al Capone? Ya hemos terminado con Dell’Utri (política), Provenzano (mafia), Schiavone ‘Sandokán’ padre e hijo (mafia) y parece que la Cosa Nostra está muy debilitada. Es el momento de ir a por Berlusconi.

Escribo esto ya que Marcello Dell’Utri, super amigo de Berlusconi, cofundador de Forza Italia y senador europeo por el Pueblo de la Libertad (todos, partidos políticos asociados al primer ministro italiano), ha sido condenado a 7 años de cárcel por colaboración con la mafia o, dicho de otro modo, asociación mafiosa. Hay que decir que  en primer grado, Dell’Utri había sido condenado a nueve años. La fiscalía había pedido once años para él. También hay que tener en cuenta que la Justicia italiana es diferente a la española y que mientras aquí cuando un juzgado dictamina una sentencia, ésta va a trámite, en Italia el proceso sigue varios grados (en concreto creo que tres), por eso aunque en primer grado un juicio sentencie 20 años de cárcel, el resto de grados te pueden absolver. Algún día escribiré sobre esto para aclararlo mejor. Lo que quiero dejar claro es que la Justicia italiana es una mierda pinchada en una palo por su carácter garantista en los procesos contra la mafia. Y ahora, además, Berlusconi aprueba una ley que restringe el uso de escuchas en las grabaciones telefónicas. ¿Más ayuda a la mafia? Se  te ve el plumero, Berlus.

Copio la noticia que como siempre me la trae mis ojos en Italia para El País, Miguel Mora.

Tras casi dos años de proceso y cinco días de reunión para emanar la sentencia, el Tribunal de Apelación de Palermo ha condenado hoy a siete años de cárcel a Marcello Dell’Utri por colaboración en asociación mafiosa. En primer grado, el cofundador de Forza Italia y actual senador del Pueblo de la Libertad había sido condenado a nueve años. La fiscalía había pedido once años para Dell’Utri.

El juez Claudio Dell’Aqua reduce en dos años la pena de primer grado porque, según ha afirmado al leer la sentencia, “no subsisten” las “conductas posteriores a 1992”. Es decir, el tribunal no atiende la tesis del fiscal, que acusaba a Dell’Utri de haber negociado con Cosa Nostra el nacimiento del partido Forza Italia y de haber colaborado en la campaña de atentados que en 1992 acabó con la muerte de los jueces Falcone y Borsellino, como afirmó en una sesión del juicio celebrada en Turín el arrepentido Gaspare Spatuzza.

La Corte considera en cambio probado que el senador siciliano Dell’Utri, amigo y socio del actual primer ministro Silvio Berlusconi desde los años setenta, mantuvo estrechas relaciones con la vieja mafia de Stefano Bontade y, tras 1980, con los hombres de los capos Totò Riina y Bernardo Provenzano, al menos hasta la sangrienta temporada de atentados iniciada en 1992.

La condena considera pues probado que Dell’Utri medió en la contratación del capo palermitano Vittorio Mangano para trabajar como mozo de cuadras en la villa de Arcore de Silvio Berlusconi. “A través de la mediación de Dell’Utri y del mafioso Gaetano Cinà”, dijo el fiscal general Nino Gatto en su requisitoria, “Mangano aseguró la protección (de Berlusconi) contra la escalada de secuestros en Milán”.

En otoño de 1974, la llegada de Mangano a Arcore fue decidida en una reunión entre Dell’Utri, Berlusconi y los capos palermitanos Stefano Bontade y Mimmo Teresi, en la sede de Edilnord, la empresa de Berlusconi. Los jueces han dado así validez al testimonio del arrepentido Francesco Di Carlo, que desveló haber estado presente en esa reunión.

La sentencia de primer grado afirmó también que antes de 1980, Dell’Utri fue el intermediario de las inversiones milanesas de Stefano Bontade, entonces uno de los padrinos más influyentes de Cosa Nostra, quien buscaba empresas limpias en el norte del país para reciclar miles de millones de liras provenientes del tráfico de droga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s