Ivan Ferreiro tocó en Madrid y el SOS 4.8 en Murcia

Ivan Ferreiro tocó en Madrid

Nunca antes había desplegado su repertorio ante un público tan peculiar. Saharauis y españoles con ganas de celebrar han acogido a Ivan Ferreiro y los suyos en uno de los parajes más inhóspitos del planeta: la inmensidad del desierto argelino, donde se encuentra el campo de refugiados saharauis de Dajla, sede de la séptima edición del FiSahara.


El de Vigo ha sido el encargado de clausurar el festival de cine que se ha celebrado estos días. Y lo ha hecho como siempre, entonando éxitos como ‘Turnedo’ o ‘Ciudadano M’, pero dejando espacio para las proclamas que exigen el derecho de autodeterminación de los saharauis.

Ferreiro, que estrena álbum estos días, ha vivido al máximo su debut en los campamentos. “He vivido esto con mucha emoción. Disfrutando mucho de esta gente que, al final, es a lo que venimos. Ha sido un encuentro muy íntimo porque te metes en su casa y te das cuenta de que viven como nosotros: comen, duermen y cuidan a sus hijos, sólo que con los problemas de un campo de refugiados. Y también, de paso, he aprendiendo un poquito de su conflicto, porque sabía cosas, pero las tenía como con pinzas”.

Entre las reflexiones que más se han repetido estos días entre los artistas invitados al festival de cine, está la de los hábitos y formas de vida. “Yo creo que deberíamos replanteárnoslo todo otra vez. Desde la cantidad de agua que usamos, hasta cómo nos relacionamos. Porque una chorrada como saludarse está muy bien. Nosotros estamos muy poco acostumbrados a que la gente nos diga ‘hola’ y un ‘hola’ al final significa muchas cosas: tengo ganas de hablar contigo, de conocerte… Ese pequeño detalle dice mucho de un pueblo. A partir de ahí, empezamos a sumar”.

Tenía además un motivo especial para viajar al Sáhara. “He venido con unos amigos que se llevan todos los veranos a Galicia a un niño saharaui. Allí juega con su hijo y con los míos en la playa, van en barco y toman pizza y coca-cola, y ahora están aquí jugando igual de bien, sólo que con una pelota o con un globo, pero igual de divertido. A todos los niños les vendría muy bien venir, aprenderían muchas cosas”.
Premios e inauguraciones

Ferreiro hacía estas valoraciones horas antes de su concierto, mientras disfrutaba de una velada entre las dunas a cargos de grupos saharauis. “Probablemente la indiferencia es lo más vergonzoso. También la relación de la UE con Marruecos. Ellos, que quieren ir de vanguardia de la democracia y la economía, miran para donde les conviene cuando les conviene”, sentenciaba, hablando de la actitud de la comunidad internacional.

Antes de que el grupo subiese al escenario a poner la nota final al festival, otros artistas han lanzado sus mensajes. Victoria Abril y Rosa María Sardá, vieja comprometida con la causa, han expresado su apoyo a este pueblo. Pero sobre sus voces ha sonado la de Willy Toledo, codirector del FiSahara, quien se ha encargado de anunciar los ganadores del certamen. El vencedor absoluto, el documental ‘El problema’, centrado también en la causa saharaui.

A los premios y las canciones se ha sumado en la clausura el mensaje político del presidente de la RASD (República Árabe Saharaui Democrática) Mohammed Abdelaziz, quien ha querido criticar, por tibio, el último informe del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Abdelaziz considera, que sobre todo en el tema de los Derechos Humanos, el informe se inclina hacía las tesis de Marruecos, aunque mantienen la confianza en su secretario general y muestra su disposición a iniciar cuanto antes una nueva ronda de negociaciones que avance en la solución del conflicto.

El festival pondrá esta tarde su broche de oro con la inauguración de una escuela audiovisual en el campamento 27 de febrero. ¿El objetivo? Que los saharauis puedan poner en práctica todo lo que han aprendido estos días y obtengan una alternativa profesional a la desesperación del desierto.

Y el SOS 4.8 Murcia da el pistoletazo de salida a los festivales de verano

El invierno ha sido largo y duro. Y la crisis no le ha ido a la zaga. Por eso la juventud está rabiosa por hincarle el diente a un festival y agarrarse como un clavo ardiendo a una de las múltiples ofertas con que arranca la temporada festivalera de este año. Escapismo, hedonismo, buenrollismo… todos los ismos valen para el pistoletazo de salida de la temporada musical. Al menos así se veía este viernes en el animadísimo expreso Madrid-Cartagena, que llevaba a los festivaleros a las dos grandes citas de este fin de semana: el Viña Rock de Villarrobledo y el SOS 4.8 de Murcia.


La primera jornada de la cita murciana corroboró que el SOS 4.8 ya es un macrofestival en toda regla. Con todo el papel vendido (35.000 personas en la primera jornada) y sin una habitación de hotel en toda la ciudad, el SOS basculó entre las puestas de largo de productos recién salidos de fábrica (Los Planetas, Hot Chip y Delorean, todos ellos con nuevo disco) y los reencuentros con grupos ya conocidos (el regreso a España, en menos de un año, de Franz Ferdinand y The Horrors).

Franz Ferdinand calcó el concierto que dio en el FIB del año pasado, con duelos percutivos y apoteosis electrónica final. Dio igual; por muy vistos que estén y por muchas posturitas que hagan, los escoceses siguen guardando el secreto de la electricidad. Los Planetas, por su parte presentaron su nuevo disco, ‘Una ópera egipcia’, aunque lo de ‘presentaron’ es un decir, porque pasaron un poco de largo sobre él (eso sí, subieron al escenario a su protegida, La Bien Querida para cantar ‘No sé como te atreves) y sonaron un poco verdes. A destacar dos grandes concesiones al pasado: ‘Rey sombra’ y ‘Santos que yo te pinte’.

Delorean, el grupo español de mayor proyección internacional, abrieron la caja de los truenos con su disco ‘Subiza’, un pelotazo de electrónica popera y balear que les ha llevado a girar por todo Estados Unidos. Pero, para fiesta, la de Hot Chip. Su nuevo disco, ‘One life stand’ es más recogido que los anteriores. Pero sigue teniendo maravillas bailongas como el tema que da título al álbum, que pega a la perfección con ‘hitazos’ antiguos, como ‘Hold on’, ‘One pure thout’ y ‘Over and over’. Lo mejor, ellos con sus pintas de ‘pringadillos’, totalmente posesos por la música, ya sea una percusión de ‘steelpan’, un sintetizador o una guitarra.

Más que música

Pero, al igual que el año pasado, el SOS quiere compensar la dosis festiva con una selección de conferencias y exposiciones en torno a asuntos como la sostenibilidad y el bizarrismo. Así, se pudo ver a un Fernando Arrabal convertido en ‘rock star’, intimando con los mismos Franz Ferdinand y, copa de vino en ristre, rodearse de juventud en un recorrido peripatético, patafísico, pánico y decididamente arrabalesco.

Entre odas a las masturbaciones y firmas de autógrafos, Arrabal puso el listón muy alto para Houellebecq, que, cigarro en ristre, da una conferencia este sábado. Y, para terminar de redondear el bizarrismo, sesiones de Burlesque, afters y talleres de creación, todo ello extrañamente entremezclado.

Este sábado, con un cartel con más ‘claros’ que en la primera jornada, llega el turno del baile a la británica, con tres manifestaciones distintas: el ska de Madness, el techno clásico de Orbital y el house burro de Fatboy Slim.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s