Amy Winehouse, cinco vodkas y un tirón de pelo

Lo dice el diario El País. Finalmente, a Amy Winehouse, la polémica reina del soul, le han caido dos años de libertad condicional y el pago de una multa de 100 libras (unos 114 euros) por su agresión contra el gerente de un teatro durante una representación del clásico infantil La Cenicienta las pasadas navidades. La cantante británica se declaró culpable de haber zarandeado y agarrado por el pelo a su víctima, Richard Pound, como colofón de una velada en la localidad inglesa de Milton Keynes, donde fue amonestada por el público a causa de sus constantes insultos a los actores.

Cuando Winehouse, de 26 años, intentó convencer al príncipe de la función de que la eligiese a ella en lugar de a la protagonista del cuento, el director de la sala le conminó a trasladarse a uno de los palcos. La artista, que según su propia declaración ya llevaba encima cinco vodkas, decidió entonces desviarse hacia el bar del teatro, donde pidió otra copa. Una sugerencia de Pound (“¿No cree que debería tomar un vaso de agua?”) desencadenó el violento incidente y la consiguiente denuncia.

En su descargo, el abogado de la defensa adujo que su clienta no actuó “de forma premeditada” y recordó que ha acometido “enormes cambios en su estilo de vida”, una velada alusión a sus reiterados encontronazos con la ley por su conocida afición al alcohol y las sustancias ilegales. Pero el magistrado Peter Crabtree, responsable de la sentencia, advirtió a la estrella del soul de que un nuevo desliz pondría fin a toda benevolencia: “Si comete una nueva infracción, le aseguro que será castigada duramente”.

La acusada compareció ante el tribunal luciendo orgullosa su apellido de casada (Amy Civil). Aunque está separada de su marido, Blake Fielder-Civil, desde el pasado mes de julio, Winehouse ha anunciado recientemente una reconciliación y la intención de repetir boda.

Desde que se casó en Miami en mayo de 2007, la pareja ha pasado por una relación turbulenta, marcada por la afición de ambos a las drogas y el alcohol y por el ingreso en prisión de Fielder-Civil, que agredió al dueño de un pub londinense. Amy ha estado varias veces en el hospital y en clínicas de desintoxicación en los últimos meses, cancelando repentinamente muchos de sus conciertos.

Anuncios

Un pensamiento en “Amy Winehouse, cinco vodkas y un tirón de pelo

  1. Pingback: Recordemos a la pareja Winehouse & Doherty « Tío Gilito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s